Anfibios de la Reserva Ecológica Guáquira

 

 

  Con las primeras lluvias de abril, las ranas y sapos delatan cantando su presencia y sus actividades. El chasquido de las gotas de lluvia acompaña las voces de las ranas y sapos solistas en la sinfonía de la reproducción.

La noche no descansa con el croar o el agudo e insistente llamado de los machos. Las poblaciones de los anfibios emergen de los húmedos, recónditos y seguros escondites de la época de sequía y salen a cantar en los charcos que se forman con las primeras lluvias.

La idea es buscar pareja y aparearse mediante un abrazo nupcial llamado amplexo, para que los machos, fuertemente abrazados a las hembras, puedan fecundar los huevos que las hembras van poniendo en el agua o en las orillas de las charcas o sobre las hojas o ramas de la vegetación o incluso sobre la propia espalda de las hembras donde se alojan en pliegues de la piel hasta que el embrión puede nadar.En esta sección del portal de la Reserva Ecológica Guáquira estaremos exhibiendo las especies de anfibios que se han identificado en la zona.

 

En esta sección del portal de la Reserva Ecológica Guáquira estaremos exhibiendo las especies de anfibios que se han identificado en la zona. Varios Herpetólogos han contribuido a investigar e identificar las especies de anfibios que viven acá, comenzando por Sebastian Lotzkat de Alemania, Raúl León y Alfredo S. Tojar, de España, César Molina, Walter Schargel, Juan Elías García-Pérez, Celsi Señaris y Carlos Rivero Blanco, de Venezuela.