Myriapodos de la Reserva Ecológica Guáquira

 Los Myriápodos son invertebrados del gran grupo de los artrópodos. Bajo esta clasificación se agrupan dos formas de vida muy conocidas:
 
Los Chilopoda o cienpiés poseen un par de patas en cada segmento y los milpiés o Diplopoda que ostentan dos pares por cada segmento del cuerpo.
No existe ninguna especie que alcance a tener mil pies. La que más extremidades posee camina sobre 750 patas, o sea 375 pares!
 
Entre los artrópodos, los insectos están representados por 750.000 especies, los arácnidos por 60.000, los crustáceos por 25.000 y los myriapodos por unas 11.000 especies en el todo el planeta.
 
 
 

 

En la tierra baja, una especie congorocho de cuerpo alargado color negro brillante, suele trepar por la corteza de los troncos de los árboles en las mañanas húmedas o cuando llueve. Tal parece que al saturarse el suelo con el agua de lluvia tratan de salir a respirar o a secarse al sol.
Es muy probable que su alimento, además de materia orgánica en descomposición, incluya materiales que se acumulan sobre la corteza de los árboles. Su cuerpo está formado por 68 segmentos con dos pares de patas cada uno. Las galerías que hacen ayudan a airear el suelo.

 

 

En la selva húmeda de la zona baja  de la hacienda, vive esta especie de congorocho relativamente delgado y corto en comparación con la especie negra anteriormene descrita. La identificación  de estos artrópodos es difícil por no existir  taxónomos especialistas en Venezuela.

Algunas especies pueden exudar sustancias repelentes al ser maltratadas por otro animal
Su cuerpo está formado por 42 segmentos con dos pares de patas cada uno.